CIRUGIA DE LOS TUMORES DE LA PIEL Y MELANOMA

La piel es el órgano más extenso del ser humano, su función principal es la protección frente agresiones externas (traumatismos, radiación solar, calor, etc.). Consta de dos capas, una más externa llamada epidermis que se encuentra en constante recambio (descamación), y otra capa más interna denominada dermis. Por debajo se encuentra el tejido subcutáneo. Los tumores de tipo no melanoma se producen en la capa más externa de la piel, y suponen el 95 % de los cánceres que pueden aparecer en la piel.

 

Se dividen a su vez en 2 tipos:

Carcinoma escamoso, que supone el 20 % de los cánceres de piel no melanoma y que proviene de la malignización de las células escamosas de la epidermis. Ocasionalmente puede afectar a los ganglios locorregionales.

Carcinoma basocelular, que supone el 80% restante y que proviene de la malignización de las células basales de la epidermis.

 

Las lesiones se suelen localizar en las zonas del cuerpo expuestas durante todo el año a la radiación solar, como la cara, las orejas, el cuero cabelludo, el cuello o las manos.

 

La mejor prevención es una adecuada fotoprotección a lo largo de todo el año. El diagnóstico de estas lesiones es sencillo. Ante la sospecha de cáncer de piel por una lesión cutánea que crece y persiste, el cirujano realizará la toma de una muestra de dicha lesión (biopsia) para confirmar si hay células malignas.

 

La mejor prevención del cáncer de piel es limitar la exposición al sol. Para ello se recomienda:

Evitar exposiciones prolongadas al sol, particularmente al mediodía.

Cubrir o proteger la piel expuesta al sol (manga larga, pantalones largos y gorras).

Utilizar cremas de protección solar adecuadas: factor de protección 15 o superior en áreas de la piel expuestas al sol, sobre todo en las horas en las que la luz solar es más fuerte (entre las 10 y las 14 horas). Seguir las instrucciones del fabricante para su correcta aplicación y recordar que no se deben utilizar para prolongar el tiempo de exposición a la radiación ultravioleta.

Diagnóstico precoz

Las personas con más riesgo de desarrollar cáncer de piel deben realizarse exámenes periódicos de la piel de todo el cuerpo, combinando la autoexploración con exámenes médicos (por ejemplo, mediante dermatoscopia).

Tratamiento del cáncer de piel no melanoma

El tratamiento del cáncer de piel depende de la fase en la que se encuentre la enfermedad en el momento del diagnóstico y, fundamentalmente, de la localización del tumor. En general, el tratamiento está basado en la combinación de alguno de estos tratamientos: cirugía, quimioterapia y/o radioterapia. El tratamiento de base es la exéresis quirùrgica con cuidado a los màrgenes de seguridad para evitar la recurrencia.

  1. Márgenes de reseccion:

    • Lesiones menores 2 cm y bien diferenciada: 5 mm.

    • Lesiones mayores 2 cm o mal diferenciados: 10 mm

 

Pronóstico del cáncer de piel no melanoma

El pronóstico depende principalmente de:

  • El estadio del cáncer: Mejor pronóstico cuanto menor es el estadio.

  • El tipo de cáncer: El carcinoma de células basales crece muy lentamente y se disemina a otras partes del cuerpo en menos del 0.01%.

  • El tamaño y la localización del tumor: Mejor pronóstico cuanto menor tamaño. Los tumores localizados en extremidades son más favorables.

  • La salud general del paciente: Mejor pronóstico cuanto mejor es el estado de salud general del paciente

MELANOMA

La cirugía es la opción de tratamiento principal para la mayoría de los melanomas, y usualmente cura los melanomas en etapa inicial.

PROCEDIMIENTO

Cuando se hace un diagnóstico de melanoma por biopsia de piel, probablemente será necesario volver a hacer una escisión en el área para asegurarse que el cáncer ha sido extraído completamente. La cirugía que es bastante sencilla curará la mayoría de los melanomas de poco grosor.

La anestesia local se inyecta en el área para adormecerla antes de la escisión. El sitio donde está el tumor es luego extirpado junto con una pequeña porción de piel normal, no cancerosa, en los bordes. Dicho margen se refieren a la piel sana y normal que rodea los bordes del cáncer.

Entonces se observa la muestra extraída con un microscopio para asegurarse de que no queden células cancerosas en los bordes de la piel que fue removida.

PRECAUCIONES

Si el melanoma se ha propagado desde la piel hasta otros órganos distantes (tales como los pulmones o el cerebro), el cáncer es muy poco probable que sea curable mediante cirugía. Incluso si sólo se detecta una o dos metástasis mediante los estudios por imágenes, tales como la tomografía computarizada o las imágenes por resonancia magnética, es posible que existan otras áreas de metástasis que resultan demasiado pequeñas para poder ser detectadas por medio de estas pruebas.

Si usted tiene melanoma metastásico y se ofreció cirugía como una opción de tratamiento, hable con su médico y asegúrese de que entiende cuál sería el objetivo de la cirugía, así como sus posibles beneficios y riesgos.